A espaldas de la Plaza Mayor, la colorida cava de San Migueles una de las calles más especiales de Madrid. Ese contorneo y las paredes de las casas en talud tienen una explicación y es que sirven de muro de contención a la plaza. Hay mesones por doquier y portales que dan acceso a las viviendas de la plaza. En el número 11, una modesta puerta de madera, es donde vivía Fortunata y Juanito Santa Cruz, los personajes de la novela castiza e universal de Pérez Galdós. Según el propio escritor, en esta misma dirección existía una pollería, de ahí que cuando el Delfín se encuentra a Fortunata ésta se está comiendo un huevo crudo… cosas del Madrid primitivo.